princeland

Cuando una marca de toda la vida, que ha gozado de buena salud durante muchos años, empieza a caer, las alarmas deben encenderse. Hay que descubrir cuál es el problema y, obviamente, ponerle solución. Aunque no es fácil llegar a una conclusión, normalmente el problema radica en una pequeña y concentrada bolita. Una vez se apartan todas las distracciones de su alrededor, aparece, como si nada, el problema principal. Ese que ahora parece tan evidente.

moms love princeEl caso de Príncipe es perfecto para ilustrar el ejemplo. David Martín, ex estudiante de creatividad en la escuela y Director Creativo en Ogilvy París, nos cuenta cómo han conseguido solucionar el problema de la marca.

Aunque las madres la adoraban, las nuevas generaciones de niños ya no tienen ese apego emocional con la marca, de hecho la encontraban cursi, regulera y nada molona. Al igual que su público original ha cumplido años y sigue comprando; si los niños de hoy no tienen ese vínculo especial, se irán con otras galletas menos cursis, menos reguleras y más molonas. Sin embargo, si los niños perciben la marca como un aliado, las posibilidades de que esto ocurra son mucho menores.

Aunque este problema no tuviese unos efectos catastróficos en el presente, sí era un factor decisivo en la salud de la marca para el futuro. Si los niños de hoy no sienten ningún apego por ella, está claro que difícilmente la comprarán para sus propios hijos en el futuro. Esto es una buena lección que no todas las marcas son capaces de ver: cómo saber si un problema menor en la actualidad, se convertirá en una crisis de identidad y, finalmente, en la decadencia de la marca.

¿Cómo han mejorado la presencia e imagen de marca?

1. Branded Content – mejorar la presencia de marca en lugares relevantes.

2. Tener buenos aliados – Pixar es un elemento muy poderoso en la relación con los niños de hoy y sus mamás.

3. Contenido con valor para el consumidor – hoy en día esto es imprescindible.

4. Es súper divertida (así es.)