we have the meats2

Las redes sociales tienen el gran poder de hacer que todo el mundo se entere si tienes la mala suerte de cometer un error de humano. Así es. Lo bueno del asunto es que también tienen el poder de hacerte quedar de maravilla si te disculpas en condiciones. Saber hacer esto, no es fácil. Tomemos nota del caso Arby’s.

La cadena de restaurantes de comida rápida, Arby’s, tenía un acuerdo publicitario con Pepsi. Venía a decir que Pepsi tenía que salir en, al menos, dos spots de Arby’s. Hasta aquí todo correcto. El problema viene cuando el equipo de comunicación de Arby’s, centrado en comunicar otras lindezas de sus productos y restaurantes. Concretamente la jugosidad de la carne con un nuevo titular: We have the Meats, olvida por completo que Pepsi tenía que aparecer en un anuncio más de 2014.

Cuando reciben el amable recordatorio: “todavía tenéis que incluirnos en un anuncio más este año”, suenan alarmas de catástrofe. Rob Lynch, CEO y director de marketing de Arsy’s, decide acudir a Fallon, agencia creativa con la que han estado trabajando la campaña sobre su jugosa carne. A pesar de saber que es un movimiento desastroso como cliente; no tiene muchas más opciones.

Sus anuncios son como sus bebés. Entrar allí después de haber rodado todo y meter algo con calzador es lo peor que puedes hacer como cliente. Rob Lynch.

No sabemos cómo recibió Fallon la noticia, pero lo que sí sabemos es que supieron solucionarlo de una forma aparentemente tan sencilla, que roza lo absurdo.

we have the pepsi

Les enviaron un spot de 30 segundos en el que aparecía una pinta de Pepsi. De fondo, la sonora y profunda voz de Ving Rhames comentando la liada de Arby’s para terminar con la frase-chascarrillo: Arby’s. We have Pepsi.

El señor Lynch dice haberse muerto de risa con el spot y no pudo más que aceptarlo. Por parte de Pepsi, aplaudieron su forma diferente de hacer marketing y les pareció una forma divertida de mostrar su acuerdo.

 

We Have the Meats