Gillette ha preparado una campaña para el día del padre en la que hace hincapié en los cambios que se han producido en los últimos años en las relaciones familiares. Vivimos en una sociedad donde el cambio es una constante.

La generación del aquí y ahora. Cuando eres un nativo digital y has tenido todo al alcance de tus dedos desde que eras pequeño, a veces saber cuál es el sitio adecuado al que acudir buscando respuestas se distorsiona.

Hoy cualquier hijo ya no pregunta a sus padres cómo se fríe un huevo, cómo se hace el nudo de la corbata o cómo tiene que hacer los deberes. El profesor para esas cosas está en todas partes, escondido tras una pantalla y a tiro de una pregunta.

Imagen de cabecera

No siempre preguntar a Google o buscar un tutorial en Youtube es la mejor solución. Google sabe mucho, pero no lo sabe todo. Sin embargo, un padre no necesita señal wi-fi, ni batería, ni un motivo para escucharte y siempre estará ahí.

En este emotivo anuncio, Gillette nos muestra que tener dónde preguntar está bien y es incluso importante, pero nunca se puede comparar con tener a quién preguntar.

La próxima vez quizás sea bueno que pienses a quién preguntar.