Imagen de cabecera

Desde hace unos días escuchar noticias, análisis y conclusiones de lo que se ha dado en llamar en Volkswagen gate/Diesel gate es el pan nuestro de cada día.

Si al estas alturas de la película no has oído nada, entiendo será porque has estado de vacaciones. Pero si quieres saber más, nadie mejor en este país que Enrique Dans para ofrecer un análisis en profundidad.

Pero olvidémonos de los coches y vayamos a la raíz del problema. El engaño. Cómo la RSC ( Responsabilidad Social Corporativa ) tiene más de postureo empresarial que de otra cosa. Es papel mojado, propaganda barata y suena más a la retahíla de frases de conquista de discoteca a las 4 de la mañana que a una cosa seria.

Es aquí cuando entran en juego los valores. Y esto no se aprende. O se tiene o no se tiene.
imagen destacada #1

Este buen señor es Manoj Bhargava, el CEO de 5 hour energy.

Nacido en India, emigró a Estados Unidos en su adolescencia y tras pasar un año en Princeton, decidió regresar a su país natal donde fue monje por 12 años. Ha tenido multitud de trabajos, desde albañil a taxista, pasando entre otros por contable. Un día decidió volver a la tierra de las oportunidades para llevarse allí la compañía de plásticos de su familia.

El azar quiso que descubriese una bebida energética y momento en el que piensa, que eso lo podría comercializar. Para diferenciarse del resto de compañías de bebidas energéticas, los RedbullsMonsters y compañía, concluye en que una cosa es necesitar energía y otra tener sed. Con lo que un ‘shot’ (chupito) será suficiente. Con esto crea un nuevo segmento de mercado en el que es el líder indiscutible y comienza lo que no tarda en ser una fortuna que le lleva a la lista de Forbes.

Se ve con una cantidad de dinero con la que no hubiese soñado y lo que hace es lo que se supone que debería de hacer esa promulgada RSC por muchos. Pero claro, para eso te tienen que importar más las personas que los números y tienes que tener alma de filántropo.

Amén de crear templos en Pakistán y obras de caridad en India, se ha comprometido con el proyecto de los Gates Giving Pledge y ha creado Billions in Change

El objetivo es “simple”: cambiar el mundo.

Y con esta meta en mente se centra en 3 áreas: agua, energía y salud.

Pero para llevar esto a cabo se necesita un plan y eso pasa por la investigación y la innovación. Ahí es donde entra Stage 2. Un laboratorio de pruebas e investigación en el que ha invertido 100 M$ para acelerar proyectos de investigación cuya comercialización a gran escala tenga una repercusión positiva en la humanidad.

Esto es RSC. Esto es compromiso y a buen seguro que se va a gastar menos en cambiar el mundo que Volkswagen en multas. Pero aquí de lo que estamos hablando es de la diferencia entre el serlo y el parecerlo. Y sí, todo esto redunda en la imagen de una marca.

Si tienes más curiosidad existe este documental en el que lo verás todo detallado.

Y ahora ¿qué me dices?, ¿te compras un VW o nos tomamos un ‘shot’ a la salud del mundo? ;)