NACHO-GUILLO

Un creativo, ¿nace o se hace? pues un poco de las dos cosas. Pero si en algo coinciden todos, es que la vocación es la VOCACIÓN. Nacho Guilló, Director Creativo Ejecutivo en Shackleton y profesor en la escuela de creatividad y copywriting, nos cuenta cómo entró en la profesión y sobre todo, cómo se quedó.

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué estudiaste? ¿Por qué agencias has pasado?

Estudié la carrera de Publicidad. Pero adquirí los mismos conocimientos sobre Publicidad que si hubiera estudiado Geriatría.

Al terminar empecé en McCann, luego pasé por Grey, Publicis Casadevall y Cathedral. En todas ellas como redactor.

Finalmente aterricé en Shackleton al mes de su fundación. Aquí me convertí en director creativo y hace 3 años les engañé y conseguí que me hicieran director creativo ejecutivo.

¿Cómo te diste cuenta que querías ser creativo? ¿Tuviste una clara vocación o fue casualidad?

Me di cuenta el primer día de carrera cuando mi primer profesor dijo que nos daba 5 minutos para que nos lo pensáramos, que la profesión era un drama, que aún estábamos a tiempo de salir de ella y que nos fuéramos a periodismo o a otra cosa porque así él (que era creativo) tendría menos competencia. Ahí decidí quedarme. Por molestar.

¿De qué campañas te sientes más orgulloso?

De las que aún no he hecho. Esta profesión te reta constantemente, eres tan bueno o tan malo como lo último que haces. Saber que me esperan campañas por hacer sabiendo que puedo hacerlas muy bien es lo que me hace sentir contento conmigo mismo. El orgullo lo entiendo más como la satisfacción personal poder seguir haciendo buen trabajo, no lo experimento tanto en una pieza concreta que hice el mes o el año pasado. Eso ya pasó y recrearte no te ayuda a sacar la siguiente.

¿Utilizas alguna técnica para inspirarte?

Llegar a las 9 de la mañana a la agencia y no levantarte de tu silla hasta tener algo bueno. Suena pedante y espartano pero la recomiendo.

¿Qué campaña has visto últimamente que te hubiera gustado hacer?

Las que han hecho mis amigos que no están en shackleton porque eso significaría que las hemos hecho juntos y eso es lo mejor de la profesión.

Despedimos la entrevista con un clásico de la agencia que batió records y que nos sigue encantando.