Los chicos de BBDO Moscú han decidido ir a saco con la competencia. En algún momento pensaron que si lo que bebes no es un café de Starbucks no merece la pena que el mundo lo sepa, así que si lo escondes y con ello tu vergüenza, mucho mejor. Por este motivo, crearon las “mangas” falsas que posteriormente repartieron en calles rusas para cubrir los cafés de todo aquél que no llevase un Mocca Frappuccino o un caffè latte. Y así, con un presupuesto mínimo, tienden su particular emboscada al resto de marcas cafeteras. ¿Cómo lo veis?

Blog de creatividad|Blog de publicidad