just-do-it

¿Sabéis estas conversaciones que surgen en las que hablas sobre algún evento aleatorio y caes en la cuenta de que han pasado muchos más años de los que tú pensabas (y sí, te sientes viejo, mucho más maduro y experimentado.)? Esto es lo que nos ha pasado hoy con la noticia sobre el aniversario de uno de los slogans más famosos de la publicidad. El Just Do It de Nike, que llegó, vio y venció cumple 25 lustrosos años y W+K Portland, lo celebra. Sí, señor.

“Fue algo simple”, dice el señor Wieden. La simplicidad es el secreto de todas las grandes ideas y por extensión, de los grandes slogans. Deben ser memorablemente concisos y a la vez sugerir algo más que el significado literal, ese giro que todos buscan, esa vuelta por la que tantos lloran. No es simplemente dar a conocer el producto y colocarlo con calzador en la mente de los consumidores, queridos y amados consumidores. Han de ser maleables y abiertos a la interpretación de manera que todo el  mundo, no importa su condición, lo adapte y se identifique estableciendo esa conexión personal con la marca.

Aunque a muchos os caiga un poco lejos, os dejamos el primer spot con su Just Do It original y que tantas alegrías ha aportado a sus creadores.