La subversión de las imágenes (18 junio – 12 septiembre 2010)

Dónde: Salas de Exposiciones Recoletos. Fundación Mapfre. Paseo de Recoletos, 23 Madrid

Entrada: Gratuita

Surrealismo y fotografía parecen dos conceptos que, de manera natural, van de la mano. Más que la pintura, más que la escultura, la fotografía y el cine parecen constituir el vehículo idóneo para los comportamientos surrealistas.  Esto seguramente se deba, al menos en parte, a que nunca entendieron la fotografía como un género artístico, con sus convenciones y sus necesidades, sino más bien como un “no género”, esto es, un lenguaje neutro que permitía el desarrollo de todo tipo de propuestas y planteamientos.

Subversión de las imágenes -nombre que el surrealista belga Marcel Mariën dio a una serie de fotografías de Paul Nougé que se presentan en la exposición y que dan título a la misma -contiene un doble sentido. Subvertir en el sentido de transformar la imagen, pero también subvertir a través de la imagen, alterando las coordenadas de la realidad; un doble juego que intenta sorprender el espíritu surrealista, casi en estado puro, allí donde el peso de la forma casi desaparece y, al mismo tiempo, comprobar cómo si se crea una determinada estética que nace precisamente del desorden y de la falta de normas.