sir john

Con ese título comenzaba la charla que nos dio Juan Sevilla (Director Creativo en LOLA) sobre su estancia como jurado en Cannes. Una semana de nervios, publicidad, más nervios, más publicidad, una copa, más publicidad…

Como bien nos contó, él no es hombre de tele. Y Murphy, muy oportuno él, decidió que esa semana iba a hartarse. Así pues, la categoría que le tocó juzgar fue TV.

Pues allá que vamos.

Lo siguiente que nos aclaró fue que el jurado no es anglosajón. Ni mucho menos.

Desechemos las teorías conspiranoides.

Entre los componentes había un poco de todo, peces gordos, jugones, personajes raros, alguno muy zen, un italiano representando a Holanda, el dueño de Nazca (con millones para comprar un zoo, apuntaba), un alemán muy majo. Y Sir John Hegarty, muy estrella del rock él. Había muchos otros, claro. En total, ocho latinos, diez anglosajones, cuatro vikingos (entendemos por vikingos, suecos, noruegos, belgas, etc) y dos asiáticos muy callados. Vamos, muy variado todo.

Juan nos hablaba de la gran dificultad que supone juzgar piezas orientales y occidentales. No tienen nada que ver unas con otras y no sabes por dónde empezar a opinar. Sin embargo, lo que prima a la hora de la verdad, a la hora de ganar un premio es, ni más ni menos, el trabajo en sí. Eso es lo que de verdad importa y lo que realmente se juzga. Después de esto, el recorrido que ha tenido la campaña antes de llegar a Cannes es primordial. Qué ha ocurrido con ella antes de llegar al festival. Si se ha viralizado, ha tenido repercusión, si ha dado resultados, etc. Después en orden de importancia, entra el jurado a nivel cultural y a nivel de grandes grupos empresariales. Entra, digamos, la lucha entre titanes de la comunicación. Aquí sí se nota a qué grupo pertenece cada agencia.

Por último, aunque no menos importante, es la categoría en la que se inscribe la pieza. Hay que saber cual de las tropecientas categorías es la idónea, porque si no está inscrita en la que mejor encaja será descartada y perderá su oportunidad de tocar metal. Todo un arte esto de elegir categoría.

Por ejemplo, esta acción para el estreno de Django, se incluyó en bebidas alcohólicas y se descartó, únicamente, porque no estaba en el lugar al que pertenecía.

Después de contarnos cosas interesantes sobre el jurado, el juicio y la importancia de la categoría, comenzaba su semana en Cannes.

Todo empieza con el cocktail de bienvenida para reunir al jurado que pulula por ahí copa en mano. Nadie se acerca a David Droga. Todos los presentes se preguntan con manos sudorosas.

¿Qué le digo yo a este hombre?

Esto es el pistoletazo de salida para lo que serán 9 días muy guays, pero muy cansados.

FIRST ROUND.

3 días durante los cuales vimos unos 4.000 spots. (Se inscriben casi 40.000 piezas en total)

Salvaje.

Votando del 1 al 9 para establecer un ranking.

No vi ni una sola pieza española. Esto daba un poco de miedo. Pero ya se encargan de que no veas piezas de tu país para que no las beneficies.

John Hegarty se pasea pero no vota. Inquietante.

SECOND ROUND.

Tras estos días te sientan en una mesa del rey Arturo con Hegarty en medio.

Aquí comienza lo que será la configuración de la shortlist. Hay que seguir bajando el número de piezas en la lista.

Volvemos a ver una cantidad ingente de piezas. Por segunda vez.

Resumiendo, esta parte es horrorosa.

THIRD ROUND.

Metales.

Empezamos a votar. Mano alzada.

Hay que tener una mayoría de manos levantadas y es entonces cuando tu premio es inamovible. Ya tiene metal.

En los oros y platas no hay mafia.

El los bronces un poquitín.

MÁS METALES Y REVIEW.

Te dan la opción de subir una pieza más, una sola. La que elijas. Y empiezan las negociaciones.

EL GRAN PREMIO.

O el Grand Prix como dicen por allí.

Quedaron finalistas para la categoría de Film:

Dumb Ways to Die

Playing with my friends

Meet the super humans

Sketches de Dove

La cosa quedó entre dos. Dove y Metro. Finalmente se lo llevó Metro porque Dove no estaba en la categoría más acertada.

Y ahora, las piezas favoritas de Juan.

Toyota G 86

Playing with my friends

Meet the super humans

Dove – when did you stop to feel beautiful

Southern Comfort

Oreo Library

Oreo Raft Lift

Nike Find your greatness

Se cerraba la charla con una premisa importante.

Ahora, se habla a la persona. Ya no es el producto, hay que trabajar en la gente. El insight. Conectar marcas con personas, acercarte a la gente.

Juan, también nos dejó algunos valiosos consejos para ser un buen creativo que podéis ver aquí.

¡Un placer tenerle aquí!