many worlds2

Nos situamos cómodamente sentados en la butaca del cine. En pantalla, una mujer se mete en un ataúd con una cápsula de cianuro y un contador. A partir de aquí, tú decides.

En los 90 se pusieron muy de moda esos libros en los que podías elegir el rumbo de la historia. Elige tu propia aventura, se llamaban. ¿Os acordáis? En ellos, varios relatos convivían simultáneamente hasta que el lector tomaba una serie de decisiones.

Tampoco es raro, de hecho, que una película tenga varias tomas o diferentes finales antes de que salga a ojos del gran público. Normalmente, antes de que esto ocurra, la versión final depende de una audiencia “de prueba” que, según sus opiniones y reacciones decidirá el desenlace definitivo.

Teniendo estas tres premisas en mente, os presentamos Many Worlds. Un corto que aúna los entrañables libros multidesenlace, junto con el avance tecnológico que caracteriza, últimamente, al cine y, por si esto fuera poco, introduce principios de mecánica cuántica. Una película con cuatro finales alternativos que dependerán de cómo reaccione la audiencia frente a lo que está viendo.

Alexis Kirke, guionista y director, afirma haber basado su película en la paradoja del gato de Schrödinger y sus realidades alternativas. Un experimento imaginario concebido en 1935 que se sustenta sobre los principios de la mecánica cuántica y sostiene que el desenlace de cualquier situación es una superposición de todos los estados posibles hasta que interviene el observador. De hecho, el nombre del corto hace alusión a la teoría sobre la existencia de universos paralelos (en la que no entraremos).

many worlds

El funcionamiento de todo esto es el siguiente; al inicio de la película se les colocarán a unas cuantas personas de la audiencia sensores de reacciones biológicas que detectan el ritmo cardiaco, la actividad de las ondas cerebrales, la transpiración, y la tensión muscular. Siendo no más invasivas que unas gafas 3D. Mientras la historia progresa, se irá bifurcando y cambiando su ritmo basándose en cómo responden estas personas y dirigiéndose a uno de los cuatro finales alternativos.

En resumidas cuentas, si la audiencia se aburre durante un tiempo, la siguiente escena acelerará los sentimientos del personal. Si, por el contrario, lo que sienten es una extrema felicidad la siguiente sección tratará de deprimirlos. Se trata de una película interactiva que a la vez permite sumergirte en la historia, lo que significa que la experiencia de un espectador dado dependerá de la gente a su alrededor.

El argumento del corto en sí, también sigue el experimento del pensamiento de Schrödinger. Como decíamos al principio; Connie, se ha encerrado dentro de una caja con una capsula de cianuro conectada a un contador Geiger. Charlie, se da cuenta de que Connie está llevando a cabo una versión del famoso experimento sobre la naturaleza de la realidad.

El corto, debutará el próximo mes de febrero en el Peninsula Arts Contemporary Music Festival en Plymouth.