mukbang-korea-3

A veces nos gusta tocar el mundo de las modas, las tendencias, especialmente de las que parecen absurdas y poco convencionales, pero encantadoras (como estaesta).

Hoy os presentamos el Mukbang: una moda increíblemente extendida en Corea del Sur. Hace ya unos años se empezó a oír por occidente algo así como que los asiáticos se ponían a comer frente a una cámara y había otras personas que se sentaban frente a sus pantallas y se dedicaban a eso, verles comer.

Todo esto tiene muchos matices, la mayoría incompresibles para el ciudadano medio, pero lo maravilloso del asunto es precisamente eso. Algo aparentemente inocente mueve a una cantidad muy considerable de personas y dinero, por supuesto.

mukbang coreaLas modas tienen una conexión divina con la publicidad. Casi mística. Pero en nuestra ignorancia respecto al Mukbang, no logramos discernir qué es lo que “vende”. Soledad, fetiche, cosas rarunas de oriente…

Sea lo que fuere,  el caso es que dentro de este mundo gastrorraro hay auténticas celebrities y cada una tiene su modus. Algunas tienen un verdadero plató en casa, otros han optado por modificar la esencia del Mukbang y cocinar frente a la webcam antes de sentarse a deglutir sacando así la parte emprendedora al asunto. Otros tienen una estética estudiada, otros son aparentemente muy normales… lo único que tienen que poder hacer es comer cantidades ingentes de comida.

Las estrellas del Mukbang llegan a tener miles de fans que ven día tras día cómo comen. Los incondicionales fans se encargan de enviarles dinero y regalos para que continúen online. En ocasiones, se puede volver algo opresivo ya que deben terminar los platos frente a los seguidores pase lo que pase. El poder masivo de las redes sociales junto con los fenómenos culturales y las modas, es un mundo nuevo día tras día.

Estamos seguros de que cuando veáis el mini documental os van a surgir unas cuantas preguntas.

¿Creéis que esto puede llegar a traspasar fronteras y llegar a España? ¿Tardarán mucho las marcas en hacer su aportación? Os recomendamos verlo porque es una maravilla psicosociocultural.