La nueva campaña para AXA nos ha dejado entusiasmados. Un fantástico trabajo que viene de parte de Leo Burnett con impecable producción de la mano de Bosalay y ha contado con la experta visión de Carlos Carcas como realizador del proyecto. De quien dicen se vuelve invisible cuando coje su cámara. Para él,  este sentimiento, es el resultado de vivir las historias que cuenta hasta que se convierte en parte de ellas. Estadounidense de nacimiento pero de adopción madrileña desde 1995, siempre ha estado con un pie en el mundo documental y con otro en la ficción. Colaborador con Fernando Trueba en diversos proyectos, también ha sido galardonado por sus documentales en numerosos festivales como el Festival de Tribeca, el de Berlín o el de San Sebastián.

Aunque no es la primera vez que se organiza la carrera “ponle freno”, sí es la primera vez que podrá participar todo el mundo, esté donde esté.

A continuación os dejamos una pequeña entrevista que hicimos a la productora Bosalay para que nos contaran cómo habían vivido la experiencia y esta ha sido su respuesta.

Como productora da gusto trabajar en este tipo de proyectos donde todo el mundo se implica al máximo y da todo de sí mismo por un bien común.

Este proyecto comienza con el reto de encontrar personajes reales, que de alguna forma, directa o indirectamente hayan estado en contacto con experiencias “traumáticas” en la carretera, fueran deportistas y transmitieran carisma frente a la cámara. No fue fácil. La labor de la productora empezó de inmediato peinando toda la parte norte de España.  El brief que nos lanzó la agencia era claro teníamos que encontrarlos.

Tuvimos equipos de producción durante 2 semanas buscando ciudad por ciudad, pueblo a pueblo, visitando comarcas, aldeas, villas, etc… para dar con los personajes adecuados y que estos compartieran con nosotros sus vivencias y ganas por participar en la carrera.

La Agencia Leo Burnett lo tuvo claro desde el principio, estas personas tenían que mandar un mensaje verídico, aunque sin caer en dramas debían ser personas vitales con las que compartir aspiraciones y vivencias.

Una vez consensuado con la agencia y el cliente salimos a rodar….!

La verdad es que estábamos todos muy emocionados. La frase era… de estos rodajes quedan poquitos…! Ademas dependíamos de muchos factores, las agendas de los personajes ( no estaban en completa disposición, tenían su trabajo y quehaceres diarios), clima ( para entrar en la Isla de Ons consultábamos el parte marítimo a cada momento, un fuerte oleaje nos hubiera dejado fuera de juego ), etc…

El rodaje duro una semana, aunque en estos días parece mucho tiempo, no era tanto. Apenas teníamos un día y medio para contar cada una de las historias , y los desplazamientos entre localizaciones en algunos casos eran de 400km en algunos casos.

Como anécdota me quedo con la apreciación de Alejandro creativo de Leo Burnett; contaba que le había impresionado la vuelta de la isla de Ons en la que cada uno de los quince miembros del equipo volvíamos en el barco solos sin hablar con nadie, cada uno pensando en sus cosas y disfrutando del momento.