Imagen de cabecera

El ser diferente es un valor. El saber valorarse, otro.

Hace unos años en Zulu tuvieron una mala experiencia. Algo muy común en el mundo publicitario. Una idea que dieron en un pitch fue utilizada por el cliente a nivel global sin ningún tipo de crédito, mención o remuneración para la empresa.

No podían culpar a nadie salvo a ellos mismos. Así que hace 5 años tomaron una decisión: no harían ni un pitch más, no iban a volver a ofrecer su trabajo gratis. Pese a ser una start up y recibir críticas, se mantuvieron firmes en sus creencias.

El tiempo parece haberles dado la razón. Años más tarde su crecimiento ha sido exponencial y ahora han decidido abrir el debate con su último anuncio.

Mucho ha tardado el mundo de las agencias y de la creatividad, ese mundo donde todo tiene cabida, en percatarse de que esa frase lapidaria de “las cosas se han hecho siempre así” puede que no sea aplicable para ellos.

Y eso es lo que nos muestra Zulu Alpha Kilo con la intención de poner de relieve ese sinsentido en que a veces se convierten los pitch: horas de trabajo y esfuerzo bajo la incertidumbre de no saber si acabarán en una papelera. ¿Haría eso cualquier profesional?

Según el director de la agencia Zak Mroueh, esta decisión se basa en 5 puntos que comparto con vosotros a continuación. Un pitch:

1. Puede no reflejar el verdadero talento de la agencia. Contratar a freelances que al final no van a formar parte del equipo que tomará las riendas del proyecto de la cuenta es una opción que a menudo se valora y en ocasiones ocurre.

2 Puede ser una fuente de distracción para la compañía.  Contratar a una agencia basándose en la carga emocional de un concepto y no en la filosofía de la agencia, su forma de trabajar, la química existente o cómo ejecutan puede no ser la mejor opción a largo plazo.

3. Puede hacer que los recursos que deberían de ir a clientes existentes, se dirijan hacia los que están por venir. El trabajo de una agencia debería estar centrado en cuidar de los clientes que ya tiene. De no ser así, los clientes existentes están pagando a una agencia mientras esta trabaja en conseguir otras cuentas.

4. Puede ser el cementerio de grandes ideas. Muchas veces el objetivo de un pitch es ganar la cuenta y mostrar ideas arriesgadas puede ser una opción poco aconsejable en un comienzo.

5. Es malo para todos, es una rueda que se retro alimenta y desperdicia muchos recursos por parte de todos los que giran a su alrededor, recursos que podrían ser utilizados en realizar otras cosas.
Imagen destacada #1

Es hora de decir NO al trabajo gratuito, ni de las agencias para con los anunciantes ni de los becarios para con las agencias, esto es algo que afecta a todos los niveles de la pirámide y es una cultura que hay que cambiar.

Si vamos a realizar trabajo gratuito, que sea para una ONG, para crear un mundo mejor o para algo que tenga una utilidad común y no comercial.