libro2

Esta es la parte I de II artículos fabulosos (en breves la II, stay tunned!). No decimos más, os dejamos leer.

Si fuera un millonario excéntrico contrataría a un actor ucraniano de unos 57 años, para que se hiciera pasar por un megapotentado empresario ruso, el Sr. Yuri. Su negocio, más suculento que el del tráfico de armas al que se dedica su hermano (esta anécdota la contaría él de forma campechana y distendida), se basa en 7 fábricas de solianka uperisada.

La solianka es una antigua receta rusa de sopa densa, con sabores dispares a vinagre y especias. Su volumen de negocio supera los 23 millones de euros en todo lo que era la antigua URSS y de casi 19 millones en el mercado centro y sudamericano.

Comunicaría a todas las agencias de Madrid y Barcelona, que SOLIANKA YURI UMMM, abre un proceso de búsqueda de agencia para llevar sus dos marcas SOLIANKA YURI y SOLIANKA UMMM, en toda Europa occidental.

La idea sería convocar un concurso no remunerado y en tiempo record (5 días) para las campañas panaeruopeas de ambos productos. Campañas con una inversión inicial de 2,7 millones de euros.

Se exigiría una terminación exquisita para los materiales presentados, es decir, maquetas rodadas, cuñas producidas, sites completos, plv, exterior, etc…

Para la presentación, por supuesto, se necesitaría traductor de ruso proporcionado por la agencia. Además, por tratarse de un cliente un tanto especial, les recomendaría con humildad y cierta vergüenza, varias normas para la presentación. La primera, sería que al Sr. Yuri nunca se le puede mirar directamente a los ojos, y que aquella agencia en la uno de sus miembros contraviniese esa norma, podría llegar al extremo de ser descartada.

La segunda norma, trata de que las mujeres deberán llevar zapato plano como muestra de respeto a la cultura del sur de Ukrania.

Filtraría de una forma cómplice, que el señor Yuri es un apasionado del jamón y de las Vespas antiguas, y que por su cultura, lejos de estar mal visto recibir y aceptar regalos, se considera una muestra de interés y de acercamiento sincero.

Una vez presentadas todas las campañas, el Sr. Yuri, daría cambios en todas las piezas, y convocaría a una segunda vuelta para ver las campañas con esos retoques ya incorporados.

Tras dos meses de idas y venidas, y de cambios en locuciones y planos a cargo de las agencias, declararía desierto el concurso.

El motivo, sería que se aplaza un año la llegada de la empresa a Europa, a fin de poder hacerlo con una inversión aún más potente.

Sin embargo, filtraría también de forma cómplice a la mayoría de agencias concursantes, que el Sr. Yuri está muy feliz con su trabajo y que pueden ser los elegidos siempre y cuando no dejen enfriar el contacto durante este año.

Prepararía un documental de 19 minutos con los momentos más extremos de sometimiento absurdo, grabados durante este concurso, y lo proyectaría en un cine ante todos los empleados de las agencias implicadas.

“Si fuera un millonario excéntrico” es el primer libro del mundo escrito en cartones de bingo. Su autor es Carlos Yuste (ps) y la dirección de arte es obra de Esteban Franco (Bitan)

yuste&bitan

Carlos Yuste & Bitan Franco

Autor: Carlos Yuste.