think drive

La acción de Leo Burnett Londres para THINK! nos ha creado un serio dilema, aparte de ponernos los pelos de punta. ¿Se nos está yendo de las manos?

Entre las campañas para concienciar sobre la conducción bajo los efectos del alcohol, hay un sinfín de opciones. Unas más impactantes que otras. Evidentemente, ante la seriedad del asunto es necesaria una concienciación. Pero, en este caso, y últimamente, algunas marcas pretenden llamar la atención del consumidor a través del pánico. Como el caso de Nivea o Samsung. No hablamos de un sustito gracioso. Hablamos de cag**se de miedo. ¿Es necesario llegar a esto?

Aunque, no es lo mismo crear conciencia sobre las posibilidades de tener un accidente de tráfico que ponerte un desodorante con el que no vas a sudar gota ni en el más terrorífico de los casos. El reclamo empieza a ser preocupantemente parecido; me voy a desgañitar gritando mi nombre hasta que lo recuerdes.

Caso Nivea:

Caso Samsung: